Compra una pieza de mármol por $35 y termina siendo una escultura de la Roma antigua que vale millones

 381 Total vistas,  4 Vistas hoy

SAN ANTONIO – Un busto de mármol que una mujer de Texas compró por unos $35 en una tienda de Goodwill se exhibe temporalmente en un museo de San Antonio después de que los expertos determinaran que se trata de una escultura centenaria desaparecida en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial.

El busto, que la coleccionista de arte Laura Young encontró en Goodwill en 2018, perteneció una vez a la colección del rey Luis I de Baviera, según el Museo de Arte de San Antonio, que exhibe temporalmente la pieza hasta que sea devuelta a Alemania el próximo año.

El antiguo busto romano data del siglo I a.C. o del siglo I d.C. y los historiadores creen que puede representar a un hijo de Pompeyo el Grande, que fue derrotado en la guerra civil por Julio César, dijo el museo. La escultura fue vista por última vez en Aschaffenburg, Alemania, y los expertos creen que un soldado se llevó la escultura a Estados Unidos, agregó el museo.

Un consultor de Sotheby’s identificó la obra y la autentificó, se añadió.

“Estamos muy contentos de que una pieza de la historia de Baviera que creíamos perdida haya reaparecido y pueda volver pronto a su legítima ubicación”, sostuvo Bernd Schreiber, presidente de la Administración de Palacios, Jardines y Lagos de Baviera.

Young expresó que fueron unos meses de “intensa emoción” tras conocer la historia de la pieza, que encontró en el suelo debajo de una mesa en un Goodwill de Austin (Texas).

La mujer llegó a un acuerdo para devolver el busto a Alemania con la ayuda de un abogado especializado en derecho internacional del arte, informó la emisora de radio KUT de Austin. Los términos del acuerdo eran confidenciales.

“Pero fue agridulce, ya que sabía que no podía conservar ni vender el (busto)”, mencionó. “De todos modos, me alegro de haber podido ser una pequeña parte de (su) larga y complicada historia, y quedó muy bien en la casa mientras lo tuve”.

¿Cómo es posible que una escultura de 2,000 años de antigüedad de la cabeza de un general romano haya acabado en un almacén de Austin (Texas)?

“Hay muchas esculturas de retratos romanos en el mundo. Hay muchas por ahí. Por lo general, no están en Goodwill”, bromeó Stephennie Mulder, profesora de historia del arte en la Universidad de Texas en Austin. “Así que el objeto en sí no es terriblemente inusual, pero su presencia aquí es lo que lo hace extraordinario”, dijo a KUT.

Aunque no se puede saber exactamente cómo acabó debajo de una mesa, hay muchos ejemplos de arte de propiedad alemana que aparecen en lugares aleatorios, años después de haber sido vistos por última vez.

KUT reseñó que el busto de mármol fue catalogado en un museo llamado Pompejanum en la ciudad alemana de Aschaffenburg. El museo era una réplica de una villa de Pompeya, que quedó sepultada por las cenizas volcánicas en el siglo I. El rey alemán Luis I tenía una especie de obsesión por Pompeya, así que construyó esta villa en la década de 1840 para albergar un montón de arte romano.

Casi 100 años después, la Segunda Guerra Mundial hacía estragos. En la primavera de 1945, Aschaffenburg fue escenario de una batalla entre los nazis y el ejército estadounidense. En el transcurso de la batalla, Pompejanum fue alcanzado por las bombas y sufrió graves daños.

“Sabemos que muchos de los objetos [del museo] fueron destruidos en la campaña de bombardeos de los Aliados o saqueados después”, detalló Mulder. “Así que, desgraciadamente, en este caso, podría haber sido un soldado estadounidense quien lo saqueó él mismo o lo compró a alguien que había saqueado el objeto”.

Miles de piezas de arte robadas fueron llevadas a Estados Unidos por soldados estadounidenses, según The New York Times.

Así que la cabeza probablemente llegó a Estados Unidos en la bolsa de lona de un soldado, tal vez a Texas o a otro lugar. Y luego, se podría suponer, estuvo en la casa de alguien durante décadas. Tal vez la persona que se la llevó murió o tal vez la regaló. Pero, de alguna manera, alguien decidió que ya no la quería y la dejó en Goodwill.

Los trabajadores de la tienda le pusieron una etiqueta con el precio de $34.99 y lo pusieron a la venta.

Young preguntó a los empleados de Goodwill si tenían alguna información sobre quién la había donado, pero dijeron que no guardaban registros de ese tipo.

(Con información de El Vocero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.